Deporte y Medicina Estética: La búsqueda de la salud óptima

Deporte y Medicina Estética: La búsqueda de la salud optima

 

Introducción
La Medicina Estética (ME) se define como la práctica médico-quirúrgica que aplica las técnicas necesarias para la restauración, el mantenimiento y la promoción de la estética, la salud y el bienestar físico y emocional.(1)
Un error extendido en la actualidad es considerar lo estético como algo superficial y superfluo centrado en lo físico o externo, en ese “vernos bien” siguiendo los cánones de belleza que nos marca la sociedad. Esto es, pues, sólo la punta del iceberg de la ME, quedarnos con sólo una mínima parte de todo lo que engloba.
Existe una relación estrecha entre estética y deporte. Sentirnos bien física y mentalmente implica unos hábitos de vida saludables basados, fundamentalmente, en una alimentación consciente y adecuada, ejercicio físico moderado-intenso y supresión de hábitos tóxicos; base inherente de la ME para combatir los efectos del envejecimiento y promocionar la salud.
A propósito de esto, vamos a tratar de desglosar en este artículo qué aplicaciones tiene la ME en el ámbito del deporte y qué relación existe entre ambas.

 

La Búsqueda de la Salud Óptima
Para abordar este punto es necesario plantearnos qué repercusiones positivas tiene la práctica deportiva sobre la salud y cómo optimizarlas para sacar el máximo rendimiento; y qué repercusiones negativas conlleva y cómo abordarlas desde un punto de vista estético.
    • Nutrición:

      Una de las disciplinas que se llevan a cabo en las consultas de ME es la Endocrinología Estética, de gran interés en el ámbito deportivo. Para sentirnos bien y saludables, es fundamental la alimentación y debe estar basada en un estudio exhaustivo del deportista con valoración del IMC y antropometría completa y en un análisis de la tasa de metabolismo basal y requerimientos energéticos necesarios para la realización de cada práctica deportiva, instaurando un tipo de alimentación adecuada, así como la realización de un seguimiento para ir cumpliendo objetivos y evitar efectos adversos no deseados. Una de las dietas más utilizadas en ME son las Dietas de Aporte Proteico (DAP).

      Otro aspecto que genera controversias en el deporte es el uso de Nutraceúticos y Suplementos Dietéticos que con indicación médica y utilizados de forma correcta pueden optimizar el rendimiento de forma controlada y prevenir determinadas enfermedades por carencias nutricionales.

    • Lesiones deportivas:

      Durante la práctica deportiva es frecuente que se produzcan múltiples lesiones, entre ellas, heridas, que en ocasiones pueden cicatrizar mal, e incluso formar queloides, que restan elasticidad a la piel, para ello pueden emplearse técnicas de Mesoterapia, Micropunción, Láser Nd-YAG o IPL.

      Desde el punto de vista de la medicina estética también se pueden realizar infiltraciones con Ácido Hialurónico o Técnicas de Medicina Regenerativa, muy en auge actualmente, como la transferencia de células madre y/o Plasma Rico en Plaquetas (PRP) obtenidos del propio atleta para regeneración de tendones lesionados con la actividad deportiva.

      También se abarca otro tipo de lesiones que por fracturas producen alteraciones de la arquitectura facial y corporal con tratamientos de Bioplastia. Un ejemplo de esto son las fracturas nasales que una vez resueltas se pueden mejorar con técnicas de Rinomodelación sin cirugía.

    • Inesteticismos de la piel y anejos:

      La realización de deportes al aire libre conlleva la exposición a diferentes agentes externos como el frío o el calor, el viento y/o la exposición solar que pueden producir daño en el aspecto y la turgencia de la piel, generando lesiones y fotoenvejecimiento. Para ello se debe realizar una correcta prevención y si fuera necesario un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado, por ejemplo, con el uso de técnicas como la Mesoterapia o el Microneedling (Micropunción) con el fin de reestructurar la vitalidad cutánea y favorecer la neoproducción de colágeno y elastina restaurando la salud y la luminosidad de la piel.

      Además, la realización de deporte con alto consumo aeróbico (running, bicicleta, etc) y la pérdida de peso, en ocasiones acelerada, puede hacer que zonas como el rostro pierdan volumen y la piel se vea deshidratada y sin tono. Para ello se pueden aplicar técnicas de Voluminización y Relleno, o técnicas físicas como la Radiofrecuencia para mejorar la flacidez.

    • Inesteticismos del tejido graso

      Son múltiples los inesteticismos que se pueden encontrar en los deportistas a nivel del tejido graso, como son las adiposidades localizadas y lipodistrofias, la celulitis o la aniculopatía Edematofibroesclerótica que a menudo se hace resistente de tratar sólo con buena alimentación y ejercicio físico.

    • Varicosidades y afecciones linfáticas

      La Insuficiencia Venosa Crónica, los problemas circulatorios, sobre todo en miembros inferiores, y los trastornos de la circulación linfática pueden ocasionar cuadros de piernas cansadas y edematización de miembros, que deben corregirse para optimizar la práctica deportiva.

    • Trastornos psicológicos en la práctica deportiva

      Uno de los campos más importantes en el deporte es el de la salud mental, ya que es muy frecuente encontrarnos ante personas muy autoexigentes consigo mismas que a veces enmascaran una baja autoestima. Hay que estar atentos a los distintos trastornos dismórficos corporales que pueden estar ocultos en el deportista, para realizar una detección precoz y una intervención adecuada. Hablamos de problemas como la Ortorexia (Obsesión patológica por comer alimentos considerados saludables por la persona), la Vigorexia (Obsesión por la práctica deportiva), la Anorexia Nerviosa (Pérdida de peso extrema producida por la decisión voluntaria de adelgazar), la Bulimia Nerviosa (Episodios recurrentes de “atracones” de comida asociados a comportamientos compensatorios para evitar el aumento de peso), entre otros…

CONCLUSIÓN
Son muchas las aportaciones que la ME puede hacer en el campo del deporte siempre basadas en la promoción de la salud, la prevención de enfermedades, el diagnóstico precoz de distintas patologías y lesiones y en el tratamiento correcto enfocado a cada deportista y al tipo de actividad física que realiza.

 

BIBLIOGRAFÍA
  • F. Tresguerres, JA; Insua, E; Castaño, P; Tejero, P. Medicina Estética y Antienvejecimiento. 2ª Edición. Madrid. Editorial Panamericana. 2018.
  • Palacios Castaño, J.A; Sánchez Fernández, R. Historia y Filosofía del cuerpo. Madrid. 2017.
  • Zemba C. Monografía Celulitis y Micronutrición. Ed. Laboratorios Ysonut. Barcelona. 2010.
  • American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders. DSM-IV-TR. Washington DC. 2000.
  • Behar R, Molinari D. Dismorfia muscular, imagen corporal y conductas alimentarias en poblaciones masculinas. Rev Med Chile 2010; 138:1386-1394.
(1) – F. Tresguerres, JA; Insua, E; Castaño, P; Tejero, P. Medicina Estética y Antienvejecimiento. 2ª Edición. Madrid. Editorial Panamericana. 2018.

Dra. Pilar Casas Reyes

Médica Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Servicio de Urgencias y Cuidados Polivalentes. HAR El Toyo. Almería.

Colaboradora masQSano Salud y Deporte.

Máster en Medicina Estética y Antienvejecimiento

 

 

Deja tu comentario