Lesiones por sobrecarga

Lesiones por sobrecarga

 

El riesgo de sufrir lesiones musculares ha sido señalado de manera unánime como uno de los mayores obstáculos a superar por los deportistas en su vuelta a los entrenamientos y a la competición tras un parón de dos meses. Cuando los sanitarios avisamos de cuidarse correctamente y  tener precaución con la vuelta a la actividad, es para evitar problemas como sobrecargas, roturas fibrilares o tendinopatías, que incluso pueden generar en problemas sistémicos que costarían muy caro para la salud. Estas han sido las lesiones más comunes durante la cuarentena y ahora que empieza progresivamente la vuelta de los equipos y deportistas aumentan considerablemente, como ejemplo estas noticias que han ido apareciendo diariamente en los medios deportivos sobre las ligas de fútbol internacionales más importantes:

  • “Las lesiones entran en escena en primera del fútbol español: 28 contratiempos físicos entre 14 equipos. De ellas, 19 son musculares y 9 traumáticas”.
  • “La Bundesliga se puso en marcha tras un plazo máximo de seis semanas de entrenamientos. La jornada del reestreno concluyó con 14 lesionados, 12 de ellos de la primera categoría en 9 partidos”.
  • “Los futbolistas de la Premier League se lesionarán un 25 % más cuando vuelva la liga, según un estudio publicado por la empresa de inteligencia artificial Zone7. Esta compañía, especializada en la previsión del riesgo de lesiones, ha realizado un estudio que muestra que jugar ocho partidos en un periodo de treinta días, incrementa las lesiones en un 25 % en comparación a disputar la mitad de encuentros en la misma franja de tiempo. En una temporada normal, solo el 4 % de los futbolistas tienen que enfrentarse a tener que jugar tantos encuentros en un periodo tan reducido de tiempo, pero sin embargo esto podría cambiar con la vuelta de la Premier el próximo mes”.

Analicemos estos datos, ¿qué factores favorecen estas lesiones?

Debemos identificar muy bien los factores de riesgo para la salud de los jugadores para poder actuar y reducirlos.

  1. El confinamiento ha favorecido que los deportistas hayan perdido «hasta un 15 % de su forma física» y ahora tienen que recuperarlo en un periodo muy corto de tiempo. Los jugadores están a unos niveles de fuerza y capacidad aeróbica más bajos: Los músculos necesitan oxígeno para repetir esfuerzos cada 15-20 segundos. Al no tenerlo, ese músculo se rompe.
  2. La musculatura se ha visto resentida por la falta de un trabajo específico como el que se realiza en los entrenamientos en el campo, pues la preparación previa se realizado en casa, donde el suelo es mucho más duro que el césped, por lo que las articulaciones y los ligamentos deben adaptarse a las nuevas condiciones.
  3. Las circunstancias han obligado a realizar una preparación más rápida de lo deseable, una mini pretemporada pero con objetivos mucho más altos que lo habitual en este período.
  4. El progresivo levantamiento del confinamiento ha paralizado la estrategia de entrenar de la forma más real posible a la posterior competición, que debería ser con entrenamientos de grupo completo y partidos de preparación para entrenar la combinación de gestos y movimientos propios del deporte.
  5. Competición sobrecargada: El ritmo de partidos, su alta exigencia e intensidad y el calor son factores que aumentan el riesgo de sufrir lesiones. Se concentran muchos partidos en poco tiempo con una gran importancia competitiva por la fase final decisiva en la que nos encontramos, siendo un claro detonante para las lesiones.
  6. No se realiza el descanso idóneo: se vuelve a competir en un corto espacio de tiempo, resultando un añadido riesgo para las lesiones musculares.

Comenzar la práctica físico-deportiva o retomar lo que se realizaba anteriormente sin la progresión y adaptación adecuada puede conllevar riesgo de lesiones. Para evitar estas situaciones al mínimo posible, en masQsano te ofrecemos un decálogo con consejos para la prevención de lesiones y dolores musculares:

  • Actividad gradual: La vuelta a la actividad física y deportiva debe ser gradual y planificada para alcanzar los objetivos, ya sean con fines preventivos o con el fin de restablecerse tras una patología.
  • Incorporar un calentamiento y enfriamiento a los ejercicios: debemos preparar al cuerpo gradualmente. Es un proceso muy importante y necesario.
  • Realizar ejercicios para mantener tono muscular: de forma escalonada y ajustada a nuestras condiciones físicas. Se debe evitar grandes cargas ajustando la intensidad y frecuencia.
  • Es aconsejable simular una pretemporada de al menos cuatro semanas para reiniciar la vuelta a la competición y preparar física y mentalmente a los deportistas para disminuir el riesgo de sufrir lesiones.
  • Estiramientos antes y después de la práctica deportiva: nos ayuda a mejorar la flexibilidad y evitar lesiones musculares.
  • Adoptar buenos hábitos posturales: no se debe permanecer en la misma postura más de una hora.
  • Realizar los ejercicios de manera correcta bajo supervisión: evitando movimientos y cargas bruscas. Se debe personalizar el programa de entrenamiento por un profesional adecuado: lesiones previas, ganancia de peso durante el confinamiento, periodo de inactividad, la pérdida de masa muscular… son algunos de los factores de riesgo que predisponen a las lesiones si no se realiza un entrenamiento progresivo e individualizado.
  • Equipo correcto: Es necesario disponer de un equipo adecuado a nuestras características para la realización de la actividad deportiva que vayamos a practicar.
  • Conocer tus limitaciones: Antes de comenzar o retomar la práctica físico-deportiva se debe conocer las limitaciones y estado de salud. Es importante escuchar al cuerpo y saber cuándo parar, no por forzar más vamos a conseguir nuestro objetivo antes.
  • Nutrición: una correcta nutrición e hidratación previa y posterior al entrenamiento ayuda a rendir más y mejorar la recuperación, reconstrucción y reparación muscular. Un buen estado físico y saludable nos evita sobrecargar a nuestro cuerpo más de la cuenta.
  • Descanso: tener días de descanso en el programa de entrenamiento semanal para cuidar al cuerpo a recuperarse del ejercicio.
  • Evitar el estrés: mantenerse relajado para evitar contracturas musculares tensionales que influyen en la posterior realización de los ejercicios y aumentan el riesgo de sobrecarga.
  • Avisar al cuerpo técnico y de fisioterapeutas cada vez que se note el más leve problema muscular o la mínima contusión dolorosa para evitar su progresión.
  • Consultar al médico. Si se tiene alguna enfermedad conocida, síntomas o signos de enfermedad o para realizar actividad vigorosa, se debe consultar primero con el médico y realizar un reconocimiento médico deportivo.

En masQsano continuamos con nuestra labor con el compromiso de la salud y deporte, por lo que puedes consultarnos para cualquier consulta médica o realizar un reconocimiento médico deportivo. Puede escribirnos a través de las redes sociales o a través del enlace:

https://masqsano.es/sequedaencasacontigo/

 

Deja tu comentario